domingo, 22 de septiembre de 2013

El Babysitter

Estimados Lectores:

Lo más probable es que muchos de ustedes se estén preguntando como tras el ataque de furia de ayer en "El Limpiapiscinas" pasé inmediatamente a torturarme con El Babysitter (¿que sigue después, el Cortador de Pasto?). Algunos pensarán que es masoquismo, pero yo les digo: es mejor terminar rápido con esto y no volver a mencionarlo nunca. Digo, ¿pensabas que Nicolás López era el cáncer nacional del cine chileno? ¡Nooo! ¡Es Sebastián Badilla! Así es, el actor principal de esta saga de cintas "vaga excusa para agarrarse una y otra vez a Denise Rosenthal" también es guionista, director y productor de estas basuras. Como ya saben por mi blog, yo en general defiendo la iniciativa de hacer algo distinto en el cine nacional, algo más agringado por así decirlo, pero amigos, son esta clase de películas las que terminan matando cualquier oportunidad para que el cine comercial chileno surja de verdad. ¿Comentamos? 

La pregunta sería que mujer en su sano juicio se dejaría cuidar por este palurdo. 

Título Original: El Babysitter
Año: 2013
Director: Gonzalo y Sebastián Badilla

Si un crédito puedo darle a esta película es que al menos no repitió "El Limpiapiscinas" por enésima vez y optó por una trama un tanto distinta (a pesar de que repitieron calcada la grotesca escena del gordo corriendo con los sponsors detrás, ¡sean más piolas a la hora de hacer marketing a sus auspiciadores!). Distinta no como "esto es un despliegue de originalidad", sino que en el sentido de que ahora es Denise Rosenthal la que se va a la friendzone: Sebastián Badilla interpreta en esta ocasión a Emilio Ortiz (¿cual es la fijación con el apellido Ortiz, en todo caso?), un guatón loser que, tras el consejo del hijo del jardinero de su fallida novia, decide cambiar de ser amable y romántico con las mujeres para ser un ganador de la vida. Esta pequeña introducción, a la larga, no tiene ninguna importancia en el resto de la película y es una simple excusa para mostrar a dos minas pechugonas en los primeros 30 segundos, pero quien soy yo para jugar a tan pésimo guionista. Un año después, Emilio trabaja animando cumpleaños para niños chicos junto a su amiga Berna (Denise Rosenthal), quien está profundamente enamorada de Emilio (muy bien Sebastián Badilla, ya cumpliste tu fantasía erótica, ahora retírate del cine por favor), pero no se atreve a decirle ya que este es un insoportable petulante que tiene a Berna como su "amiga ameba", quien la saca de aprietos cada vez que puede. Son acompañados por el Churro (Iván Guerrero de CQC), un bueno para nada vestido de animal estilo Barney y que insiste en que el Emilio debería conseguirse una buena mina (distinta a la Berna). 

Berna ha decidido que es el momento de decirle la verdad a Emilio, por lo que aprovechara un juego de Voleibol para revelarle sus sentimientos. Sin embargo, sus esperanzas se verán truncadas cuando Sol (Javiera Acevedo) llegue al barrio. ¿Quien es Sol? Pues discúlpenme mis lectores más jóvenes, pero es una maraca. Con todas sus letras. Aprovechándose de que Emilio es un baboso, jugará con los sentimientos de este y de Berna para que ambos le cuiden los hijos mientras ella sale con cada idiota que puede, en tanto que Emilio cree que tiene una oportunidad de pasar en la cama con Sol. Así, la fama como Babysitter de Emilio y Berna comienza a crecer, pasándose a hacerse cargo de la hija de una jocosa pareja de homosexuales. Por supuesto, todo esto es la receta para el desastre, y sin que Emilio se de cuenta, Berna comienza a soñar con irse al extranjero. En este spaggeti hay hartas subtramas con hartos personajes secundarios y terciarios, harto cameo innecesario de famosos chilenos (lo que le quita todo el factor de exportación a esta cinta), tramas que no tengo ni tiempo ni paciencia para contarles.

Chiste vergüenza ajena #39912

Hay tantas cosas horrorosas con esta cinta que no sé por donde empezar. Digo, El Limpiapiscinas era mala, pero al menos me dio para llegar hasta el final. En esta, creo que conté al menos 20 veces donde debí haber parado la película para dedicarme a algo más interesante, como, no sé, ¡OBSERVAR UN CACTUS! Digo... ¡wow! ¡Sí no fuera porque vi "Baby Shower", esta sin duda sería la peor cinta chilena que he visto en mi vida! ¿Esto se supone que es una comedia? ¡Pues ni siquiera una maldita sonrisa me sacó! Digo, ¡CHISTES DE MOCO! ¡¿COMO TU BROMA CENTRAL DE LA PELÍCULA ES QUE ALGUIEN SE SACA LOS MOCOS!? TAN BAJO... ¡TAN BAJO! Solo un pendejo de 10 años podría reírse con las bromas de esta película. De hecho, los 10 primeros minutos es un contaste "no puedo creer que realmente estén haciendo esto". Permítanme graficarlo: tras la confusa e innecesaria escena del jardinera, la película se transporta 1 año al futuro, donde Emilio está intentando salir con una esquizofrénica que ha perdido la memoria, haciéndose pasar por el verdadero novio. Nunca entendí porque esa escena estaba ahí (quizás para justificar el rol de Berna como la salvadora de Emilio en los momentos malos), sin embargo, ese no es el problema. ¡El problema es que está aun peor ejecutada que las bromas malas de El Limpiapiscinas! ¡Y ESAS AL MENOS TENÍAN POTENCIAL! Esta vez los chistes ni siquiera podrían funcionar en la teoría... Solo llanto obtienen de mi parte. El peor de todos es la secuencia del hospital, un intento de jugar a Mr Bean o a Los 3 Chiflados que a la larga solo lleva a más y más vergüenza ajena. 

Ahora bien, a diferencia de "El Limpiapiscinas", El Babysitter opta por jugarse por un poco de drama, una opción clásica en las cintas gringas de comedia, como diciendo "vean, igual esto tiene algo de trama". Y para ser justos, la película no lo hace tan mal. En teoría. Hay un par de historias potencialmente interesantes, particularmente la de los homosexuales, quienes son introducidos como personajes comunes y corrientes en la cinta. Un poco exagerados, pero se deja de lado la trama de la discriminación y se insertan como una pareja cotidiano. ¡Eso, en teoría, es bueno! ¡Lo mismo los líos familiares de los padres de los niños cuidados! ¡Todo eso es casi decente...! ¡PERO LA PELÍCULA SE ENCARGA DE PISOTEAR ESOS MOMENTOS DE LAS PEORES MANERAS POSIBLES! Me explico: cada vez que la película parece remontar , sucede alguna escena más horrorosa que la anterior que destroza cualquier esperanza de levantar vuelo. Y ES IMPOSIBLE QUE NO HAYA SIDO A PROPÓSITO. ¡Es como si los realizadores se rieran de nosotros en nuestra cara! Es el equivalente a mostrarnos un hermoso jarrón de Japón y cuando estamos por apreciarlo en toda su belleza, Sebastián Badilla lo agarra a martillazos y se tira un pedo PORQUE TIRARSE PEDOS ES GRACIOSO, JAJAJA. ¡NO NECESITAMOS PONER CHISTES INFANTILES EN CADA ESCENA, MALDITA EXCUSA DE DIRECTOR DE CINE!

De alguna forma sé que esto estaba en la película, pero honestamente ya no me quiero acordar.

Nuevamente, los personajes son variados, algunos con altos y otros solo con muchos bajos. El personaje de Sebastián Badilla es menos insoportable (y menos gordo) que la última vez, pero eso es como decir que el Episodio I no es tan mala como el Episodio II (Diciembre, prepárate para esa nota). Es un personaje tan cretino e insoportable que el hecho que al final se quede con la mina me resulta aun más vomitivo que en el Limpiapiscinas. ¡Y el personaje no aprende nada, OTRA VEZ! Por cierto, ¿el mensaje de esta película es "si el cretino que se ha reído de ti toda la película viene a pedirte pololeo, renuncia a tu sueño a convertirte a una deportista profesional y vuelve con esta mala excusa de personaje?" ¡Dios santo, esta película avala las relaciones egoístas y soberbias de una manera que no se imagina, ¡por eso tampoco puedo simpatizar con el personaje de Denise Rosenthal! ¡ES SOLO UNA POBRE IDIOTA QUE ACEPTA A INÚTILES ARRASTRADOS! ¡PORQUE NO TE FUISTE A MÉXICO A BEBER TEQUILA! El mensaje de esta película es tan pésimo y tan apresurado que resulta ser, lamentablemente, su lápida. Las comedias gringas pueden ser simplistas y facilonas, pero los mensajes que dejan son reconfortantes y nos dejan con un buen sabor de boca. Esto... esto no tiene nombre.

Sebastián, si estás leyendo esto: retírate. ¡Lo único que haces es quitarle el espacio para gente que podría estar dirigiendo las primeras películas de ciencia ficción o fantasía chilena, o comedias de verdad! ¿Porque tienes que darle tan mala imagen al cine comercial chileno? ¿No ves que tu eres la razón porque se sigue dando espacio a películas sobre la dictadura o sobre sexo? Tú has sido afortunado y te han dado la oportunidad de filmar algo distinto, algo renovado, y lo que haces es desgastarlo en chistes sobre mocos y dramones de chicos ABC1. Deberías mirarte en el espejo y sentir vergüenza. Si crees que puedes justificar estas basuras con millones de cameos, con estereotipos de tercera mano y chistes sobre el aliento de la Denise Rosenthal; entonces te digo que eres la peor clase de cineasta que existe: el que cree que va bien porque todos le lanzan basura salvo pendejos de 13 años que te aplauden. Recapacita. Ójala que tu próxima película (Mamá, Ya Crecí) sea un verdadero fracaso para que nadie más te financie estas porquerías. 

Tu nota es un 0.

Atentamente
Farfaramir, el Honesto

1 comentario:

  1. Hola, llegué a esta página después de googlear a este pseudo director, para ver si era el único que piensa que sus películas son una mierda... ¡Qué bueno saber que no estoy solo! Cuarta o quinta página que reviso, y todas opinan lo mismo. Me preocupaba que con tanta porquería que dan en la tele nos estuviéramos volviendo más tontos como país, pero me alegra saber que todavía podemos distinguir y separar esta mierda de película de otras buenas producciones nacionales. Me cuesta creer que este cabro no se dé cuenta del bajo nivel de sus películas (insisto, nivel mierda), así que pienso que debe ser realmente un buen negocio. Después de todo, tiene hartos auspiciadores y "caras conocidas", así que probablemente obtiene buenas utilidades. Saludos.

    ResponderEliminar