domingo, 21 de septiembre de 2014

Mama, Ya Crecí

Estimados Lectores:

Me he quedado sin palabras. En serio, no sé como comenzar a explicar la horrorosa experiencia que acaba de sufrir, que de seguro dejara sendas cicatrices en mi espíritu que ni años de meditación tibetana podrán sanar. Yo me considero un guerrero. He sobrevivido a la maratón de M. Night Shyamalan, con After Earth incluido. Logré llegar hasta los créditos de la secuela a la Bruja de Blair, e incluso incursione en el clásico de culto en lo que a películas malas se refiere llamado Trolls 2. Pero incluso con todo ese prontuario, no estaba preparado para cuando ayer a las 22 con cinco, en el TVN comenzó "Mamá, Ya Crecí". Esto se lleva todos los laureles. Esta es una de las peores películas que he visto en toda mi vida. 

Al menos no es un cartel gigante de Pepsi esta vez

Título Original: Mamá, Ya Crecí
Año: 2014
"Director": Hermanos Badilla

No es que no supiera a que me iba a enfrentar, en esta humilde taberna tuvimos ya el (dis)gusto de enfrentarnos al Limpia Piscinas y a "The Babysitter". Ambas, y sin exagerar, eran un monumento al cine mediocre, mal escrito, mal actuado y mal dirigido en su máxima expresión. Deberían tomar todas las copias de esas películas, meterlas a una caja fuerte, arrojarlas al Monte del Destino y darle un balazo a cualquiera que si quiera se atreva a mencionarlas, olvidando cualquier prueba de su existencia. Sin embargo, los Hermanos Badilla sacaron un gran billete y le pidieron al papito que convencieran a Pepsi y a otras empresas que no huyeron espantadas cuando vieron en que porquerías habían invertido la plata, y así nacieron dos hermanos gemelos: "Mamá, ya Crecí", y "Maldito Amor". ¿Porque? Porque el mundo es una mierda, por eso. 

Sin embargo, si la televisión abierta la estaba dando, tenía que darle una oportunidad, ¿no? No tendría que pagar por ella ni ocuparía espacio en mi disco duro. ¿Que podría salir mal? ¿Acaso ya no habíamos tocando fondo con el "chistoso final" de The Babysitter? No. De hecho, esta es tan mala, que mientras la veía y mi familia pasaba alrededor de la tele me sentía viendo porno o MLP, e incluso para eso tendría una mejor explicación. 

Dios mío, perdóname. Tu hijo prodigo ha vuelto arrepentido. Recíbeme en tu casa, toma una escopeta y mátame, es la única forma de acabar con mi sufrimiento. Los recuerdos no se irán. Nunca. Cuando sea viejo despertaré en la noche gritando "¿Se supone que me tenía que reír con la escena del vibrador? ¿SÉ SUPONE QUE ME TENÍA QUE REIR CUANDO BAILABA CON SU MAMÁ?". ¡No me reí! LLORÉ. ¡Y MIS LÁGRIMAS FUERON VENENO! 

"Si incluimos una talla sobre los super nanos, de seguro pensarán que somos populares!"

Bueno, ¿de qué se trata este bodrio? Sebastián Badilla (tiene un nombre en la película, pero como interpreta al mismo personaje perkin de siempre, le voy a decir Sebastián Badilla) es virgen a los 20 años porque es tímido y pertenece a una familia católica apostólica romana sobre protectora. Durante una fiesta acompañando a su hermana, conoce a Javiera Acevedo (tiene un nombre, pero... es Javiera Acevedo), quienes terminan pololeando por circunstancias que poco importan. Su madre no aprueba la relación, porque Javiera tiene cara de sexo. Esa es la película. 

Hay más, pero, ¿para que explayarme? Es la misma película que ya hemos visto dos veces, solo que peor. Ahora, en lugar de meter un triángulo amoroso donde Sebastián Badilla tiene que elegir entre dos actrices ricas, debe elegir entre una actriz rica y su madre. Y en el proceso Sebastián Badilla igual se agarra a dos minas frente a las cámaras. De hecho, dudo mucho que haya un guión para esta película, debe ser una hoja en blanco que diga "mira perro, acá me agarró a Javiera Acevedo, inventemos una "trama" al rededor de esta cosa". Bien por ti campeón. 

Como siempre, hay un desfile de actores nacionales famosos que aparecen veinte segundos en pantalla para que alguien vaya a ver esta basura (de acuerdo al Facebook oficial, es la película chilena más vista del año, versus a grandes contendoras como... eeeem... uuuum... creo que es la única película chilena que ha salido este año). Entre ellos, Fernando Larraín interpreta a un personaje inexplicable, algo así como la nana de la casa pero que está vestido de papá de barrio alto, como si no estuvieran seguro que hacer con él hasta la mitad de la película. Está ahí, y derrepente, "no, el es el administrador". 

Yo acá solo veo a Kramer

El humor de esta película es para llorar y no de la risa precisamente. Entre tallas sacadas de todas las comedias gringas que se le vengan a la cabeza y otras dignas de un pendejo de cinco años, solo una vez sonreí levemente, y creo que fue cuando se fueron a comerciales y pude ir por una cerveza para pasar rápido este tormento. Lo peor es que, en teoría, hay chistes que deberían funcionar, como el del celular del cura. ¡PERO SEA QUIEN SEA QUE EDITE O DIRIJA ESTA PELÍCULA, TIENE UN PÉSIMO SENTIDO DE RITMO CÓMICO! ¡Ninguna talla funciona, ninguna! ¡Hay chistes que ni siquiera sé porque están! En una escena, un cura se tropieza y el público se ríe. Ese es el chiste. ¡No lo entiendo! ¿Era divertido porque el cura era viejo, porque era un cura, porque era torpe? ¿Cual era el chiste? ¡De verdad! Y por favor, sáquense esa música "cómica" que solo funcionaría en un episodio de Dora la Exploradora. En serio. 

Oh, y ni siquiera me hablen de las actuaciones. Por Cthulhu, creí que las señoras de "The Babyshower" actuaban mal. El peor de todos es Badilla. Ni siquiera lo está intentando. Es el mismo personaje, una, y otra, y otra, y otra vez, y debo asumir que debe ser así en la vida cotidiana, probablemente si lo viera le pegaría un combo en la cara y le haría un gran favor. 

La historia es un desastre. Con historia en realidad me refiero a una serie de situaciones inconexas en torno a que Sebastián tiene que mantener su relación y vivir con su mamá al mismo tiempo. Es como si fuera sketchs sueltos sin hilo, porque nadie menciona lo que sucedió en la escena pasada nunca, reafirmando mi idea de que esta película se hizo sin guión, simplemente filmaron a Badilla y Acevedo agarrando y lo demás se improviso en el proceso. Es tan así, que el "clímax" se soluciona de la nada, por el arte del amor y la magia y los pésimos guiones. O sea, no es que me queje, si la película hubiera continuado probablemente me hubiera terminado pegando un tiro. 

¡Oh, pero continuó! Por alguna razón, Badilla decidió agregar un insufrible epílogo de 3 minutos, muy similar a lo que hizo con "The Babysitter". Y si creía que no podía ser más fome y desagradable que ese otro final, estaba equivocado. Esa escena está hecha mal con esfuerzo, como si los hermanos Badilla se hubieran mirado a la cara y hubieran dicho "¿saben? Creo que todos van a odiar esta película de todos modos, ¡ASÍ QUE A LA MIERDA!". Y a la mierda se fue y nunca volvió. 

Sonríe un rato que se note la Pepsi. 

Y me da lata tener que explicar esto de nuevo, pero no me opongo a que existan "comedias gringas-chilenas". ¡Genial que las hayan! No las miro con asco. Ojalá que un día tuvieramos nuestra propia Tenacious D o Zoolander o Loco por Mary, lo que se les ocurra. Mi problema es que los Hermanos Badilla no saben hacer comedia. Es un desastre. No es simplemente tomar una cámara, un guión de mierda, hacer llover dinero frente a la cámara, poner unas caras conocidas nacionales y pensar "esto se ve bien". No, no sé ve bien. De hecho, estás matando cualquier posibilidad de que alguien se tome en serio el cine chileno. No hay ni un solo factor redimible en estas porquerías. No saben filmar, no saben actuar, no saben dirigir, y por sobre todo, no saben hacer reír. 

No puedo creer que diga esto, pero incluso Nicolás López dirige mejor que ustedes. Y él está en lo más bajo de la cadena evolutiva. 

Con cariño, retírense mientras pueden. No me vengan con que "no entiende nuestro emprendimiento", esto es basura aquí, en Arica, en Puerto Montt y en cualquier parte que se lo vea. Creo que perdí valioso tiempo de mi vida si quiera dedicándole tiempo que nadie me va a devolver. Y si no me escuchan a lo de "retírense" y siguen haciendo películas, por último dejen de poner a Badilla como protagonista. NO ERES JONAH HILL. TU SOLA PRESENCIA EN LA PANTALLA ME PROVOCA ESPASMOS. No tienes carisma, no tienes talento, solo tienes una Pepsi llena de azucar y dinero. Te doy un -200 de 10, fácilmente, en mi top 10 de peores películas que haya visto jamás.

Atentamente,
Farfaramir, el Amargado

Créditos a nuestra reviewer Dany por el comentario sobre Jonah Hill. 

2 comentarios:

  1. Por este tipo de películas no le doy oportunidad al cine chileno... Tengo un prejuicio metido en la cabeza que verlas va a ser una experiencia horrorosa como ver esta basura. Pero yo creo que el problema es mitad la pelicula y mitad quienes lo ven. Me imagino que a las personas a las que les gusto esta pelicula (a alguien le tiene que haber gustado, por que siguen dirigiendo las mismas peliculas estos tipos?) son las mismas que ven morandé con compañía y se ríen con los mismos chistes y personajes de hace 5 años.

    ResponderEliminar
  2. Este pelmazo de Badilla hare que Ed Wood parezca Orson Welles!

    ResponderEliminar