jueves, 30 de junio de 2016

SAM: Foodfight!

Damas y Vagabundos:

Mi nombre es Samsagaz, el Perro Intelectual. La mayoría de los perros de mi edad pasan el invierno sentados junto al fuego, durmiendo y recibiendo cariño y amor de sus amos. Quizás corriendo detrás de una pelota con la lengua afuera, contemplando en serenidad sus pasivas vidas. Pero heme aquí, atrapado en una guerra infernal contra un mal místico que escapa a nuestra comprensión. Las películas malas han invadido la Tierra, y Farfaramir, el dueño del sitio, ha caído en la batalla contra Tentacolino. De mi depende ahora el futuro de la humanidad y la canidad. ¿Pero valdrá la pena si lo primero que he de enfrentarme es la película peor animada en 3D jamás concebida?

¿Qué? No es de ninguna manera más terrible que el perro disparando rayos lásers  bajo el océano de ayer

Título Original: Foodfight!
Año: 2012
Director: Lawrence Kasanoff

Foodfight! es la peor basura jamás concebida por la raza humana, espero que un meteorito provoque rápido una alteración en la supremacía de las especies porque esta es la mayor muestra de que no deberían estar a cargo.

FIN DE LA RESEÑA.

Para los que no lo sepan, y aunque probablemente Farfaramir quiera diferir, Foodfight es considerada la peor película animada de todos los tiempos. No solo por mí, sino por cualquier ser vivo que tenga al menos una neurona en la cabeza, y especialmente por la crítica especializada. Quizás al verla piensen "bueno, se ve horrible, pero es solo esa clásica película ordinaria que se encuentra al fondo de Netflix echa por un estudio alemán para evadir impuestos, ¿no? Cuestan 3 lucas y luego las venden a padres incautos. Hay cientos y miles de estas". Pues... estarías equivocado. Foodfight costó 45 millones de dólares en hacerse. Tiene a su haber super estrellas como Charlie Sheen, Hillary Duff y Christopher Lloyd. Y, créanlo o no, era la respuesta de Lionsgate y Threshold al gigante de Pixar, Toy Story

Pero lo que se supone iba a ser el clon perfecto resultó ser una abominación sin nombre que divaga en la memoria colectiva como el peor error jamás cometido por la especie humana. Nadie está muy seguro donde fueron a parar los 45 millones de dólares, pero estoy bastante seguro que no se fueron en la animación. Foodfight! es un acertijo fascinante en sí mismo, en un punto alguien "misteriosamente" se robó en un disco duro todo lo que habían creado a la fecha (supuestamente, mucho mejor que el producto final), tomó casi 13 años en recrearse y sin embargo, el resultado parece haberse hecho en una semana. Es el triángulo de las Bermudas de las películas de Hollywood. 

Así es no como funcionan las espaldas de los perros. Créeme. Soy uno.

Si tuviera que explicarlo de una manera, sería el equivalente a ese villano de película que intenta imitar al héroe. Como en The Incredible Hulk, el ejército intenta crear un super soldado que debería ser verde y genial como Hulk pero en su lugar crean un enorme tumor gigante con patas llamado Abominación... Bueno, si Toy Story es Hulk, Foodfight es Abominación.

Pero, ¿de qué trata este escupo del diablo? Pues aunque la trama no es tan complicada de explicar como en otras películas de esta semana, el contexto de la película es donde cualquier persona que no llegue informada va a perderse totalmente. La película inicia en un supermercado, las luces se apagan y los humanos vuelven a sus casas. Y entonces... erm... aparece una ciudad con efectos especiales de Nintendo 64 llena de extrañas criaturas que bailan y danzan con no mayor realismo que aquel comercial de tabaco del Ministerio de Salud. "Momento, ¿qué se supone que es este carnaval de demonios trapezoides?", quizás te preguntes.

Bueno, esta es la historia: se supone que son las distintas MARCAS de los productos (no los productos mismos) que cobran vida mientras los humanos no están. Se supone que son marcas reales, algo así como un "¿Quién engañó a Roger Rabbit?" mezclado con Toy Story para productos de supermercado, pero dudo que ningún espectador pueda adivinarlo. Si apareciera el perro de Dogshow o el conejo de Trix quizás uno las reconocería, pero las marcas son tan oscuras que uno termina viendo solo monstruos horrorosos bailando. Y como la película no explica hasta muy avanzado que estas son marcas reales, entrar a Foodfight con la mente en blanco es una prueba de difícil supervivencia. Es como ver tu peor pesadilla animada por un estudiante de ingeniera de primer año en el Aplaplac. 

¿Pero cual es la trama exactamente? Bueno, debo concederle a Foodfight, tiene más trama que "Santa Claus Conquista a los Marcianos", sin embargo, la mayor parte del tiempo no le estaba poniendo atención porque tenía que mirar para otro lado para no quemar mis ojos con DIOS MÍO QUE ES ESA COSA.

Recordemos: 45 millones de dolares. Toy Story costó 30 millones. Quiero que lo mediten.

La "película" nos cuenta sobre Dex Dogtective (Charlie Sheen), un perro detective que no es la mitad de interesante de lo que yo fui en la reseña de "The Human Centipede 2". Dex ha perdido a su novia (Hillary Duff) en misteriosas circunstancias (tan misteriosas que nunca son explicadas de ninguna manera), y ahora se ha retirado de su trabajo. Pero cuando distintas marcas comienzan a aparecer muertas con la llegada de una Marca X, Dex debe descubrir que esta ocurriendo en este supermercado.

Como señalé, hay ideas interesantes en la película. Esto podría haber, en teoría, funcionado. Imagínense si se hubieran conseguido marcas famosas, ver a Ronald McDonald bromeando con el Coronel Sanders, ¿qué tal ese viejo verde de Quaker tomando una cerveza con el Hombre Monopoly? ¡Qué se yo, las posibilidades son ilimitadas! Es cierto, esto es un Rip Off grotesco a "¿Quién engañó a Roger Rabbit?", ¡hasta el villano es interpretado por Christopher Lloyd! Pero el problema no está en la copia, sino en la horrible, horrenda, desastrosa, mugrosa, pésima calamitosa, garrafal, funesta, execrable, espeluznante, espantosa, vulgar y pulgosa ejecución. Especialmente pulgosa. 

 Y no quiero detenerme solo en la animación, pero fuera de los chistes horribles, creo que todos los males de esta película pueden resumirse en los diseños y en los movimientos de los personajes. Son todos de pesadilla... O más bien, incompletos, como si la mitad del equipo de producción, a la mitad del trabajo hubiera dicho "FUCK THIS SHIT!" y se hubieran levantado de sus asientos, y la productora hubiera decidido lanzarla de todos modos. De hecho... es muy probable considerando la historia de esta película que eso haya sido lo que haya ocurrido. Los escenarios también parecen hechos a la mitad, si uno se fija en las tomas exteriores en la lejanía, los pixeles son tan evidentes que duelen alojo. 

Y como les explicaba, esto no se iba a ver así originalmente. Es cosa de ver la totalmente engañosa portada:


Spoilers: ninguno de esos tres personajes está en la película.

En cambio... lo que obtenemos es esta creación de pesadilla.

Quiero advertirles de entrada... Las mentes sensibles deberían retirarse ahora mismo. Los demás, miren la portada arriba y luego bajen.

Les voy a enseñar a Christopher Lloyd.

Váyanse.

Ahora.


¡¡¡¡GUAU, GUAU, GUAU, GUAU, GUAU!!!

No, yo tampoco quería dormir esta noche.

El personaje de Christopher Lloyd es el ser más horrendo jamás concebido en toda la historia de la humanidad. El mito señala que el diseño puede rastrearse originalmente a las páginas del Necronomicon. Y no subiré un video de su forma de moverse, este es el momento en que la mayoría de las personas paran la película y dicen "suficiente": es como si a los animadores no les importara.

Dejemos de lado un lado la animación y hablemos del humor en esta  película... Es triste. Muy triste. La mayoría de los chistes son juegos de palabras sobre comida, los cuales pueden funcionar, digo, ¿a quién no le gusta la comida? Pero la ejecución es horrenda. Cada vez que alguien hace un chiste hay un espacio vacio de silencio donde supongo debería ir la carcajada del público, pero en su lugar hay un largo silencio, quizás alguien tosa u otra persona más se levante de su butaca avergonzado. E incluso si la ejecución fuera buena, los chistes de comida se vuelven cansinos rapidamente, digo, es como si yo hiciera todo el rato chistes sobre que soy un perro, eso sería lo peor que MIRA UNA ARDILLA, WOF, WOF, WOF, WOF...

Perdón. Olvide las pastillas.

Pero supongo que el gran problema con Foodfight es que no sabe que quiere ser. Como copia a Roger Rabbit se siente vaga, porque ningún personaje es interesante, el misterio es aburrido y obvio (me pregunto si la chica de la Marca X es la mala, ups, spoiler); como película de humor, es un desastre; como película para niños tampoco funciona porque dudo que ningún cachorro pudiera entender una milésima de lo que está pasando ante sus ojos (probablemente habrían más llantos y traumas que risas), y como película adulta, tampoco funciona, PORQUE TODA LA MALDITA PELÍCULA HAY UNA MALDITA COMADREJA QUE ES APLASTADA EN UN CHISTE QUE SOLO UN NIÑO DE 6 AÑOS PODRÍA ENCONTRAR GRACIOSO.

No lo sé, realmente no lo sé...

¡Es basura! ¡SUPER BASURA! ¡LA PEOR PELÍCULA QUE EXISTE! ¡Y espero que nadie jamás la vea a pesar de que por alguna razón la gente está viendo las películas de este especial!
-Así es, Samsagaz, deja que te consuma el odio.
El perro 3D aún flotaba sobre la ciudad transformando todo en una horrible maqueta virtual.
-Cierto que había un cliffhanger del episodio pasado, casi lo olvide con tanto ladrido de odio. ¡Alto ahí, Dex! ¡He revisado tu película! ¡Has sido derrotado!
-Por el contrario.-dice, y su cuerpo de pronto mutó en el horrible monstruosidad de Christopher Lloyd.-Tu odio me vuelve más poderoso. ¡ESE ES EL SECRETO DE NUESTRO PODER!
Christopher Lloyd creció y creció mientras sus brazos se desarticulaban en una danza de horror y locura, una verdadera criatura lovecraftiana lista para devorarnos a todos. 
De pronto, Farfaramir entra en escena.
-Hey, Samsagaz, ¿que haces?
-¡Farfaramir, creí que te habías retirado!
-Neh, me di un par de martillazos en la cabeza y olvide las dos últimas reseñas. Urm... ¿qué es esa cosa horrorosa similar a Christopher Lloyd en medio de nuestro patio?
-¡Huye de aquí! ¡Es Foodfight, la peor película de animación de la historia!
-¿De qué hablas? ¡Foodfight es asombrosa! ¡Es tan mala que es un placer de ver!
Un rayo de luz emerge desde la criatura de pesadilla, quien retrocede horrorizado. 
-¿Qué... qué demonios sucede?.-chilla y su voz se distorciona. Sendos rayos se disparan desde distintas partes de su cuerpo. 
-¡Eso es, Farfaramir! ¡La forma de derrotarlo es disfrutar la película de forma irónica!
-¿Ah, qué? ¿Todavía estamos en el especial de películas malas? ¡Pero Foodfight no pertence aquí, es brillante! El final es tan abrupto y ridículo que es imposible no explotar en carcajadas, especialmente si estas ebrio y llorando en la bañera.
-¡NOOOOOOOOOOO!
-Y aunque fuera mala, no hay manera de que sea peor que Tentacolino. 
Dex explota, y su horrorosa animación sobre el mundo se desvanece. Ahora solo queda un DVD pirata. Farfaramir lo toma y lo mete en la caja negra.
-Vaya, ¿en serio Tentacolino es tan mala?.-pregunta Samsagaz? 
-Ni te imaginas.-dice mirando hacia el horizonte.-Supongo que la guerra continúa. Debemos encontrar todas las películas malas o el mundo se acabará o algo así. Seguiré buscando y las exterminaré una a una. Puedes volver a casa, Samsagaz, no debes sentirte obligado a esto. 
-No... esta es mi guerra también. Creí que podría librarme, pero el destino quiso lo contrario. Llegaremos al final de este especial juntos... Como un equipo. El Bar Cinéfilo de Farfaramir ganará al final. Y ninguna película en el planeta cambiará eso, por muy horrible que sea.
De pronto, desde el suelo se escucha un gruñido. Un horrible monstruo morado emerge desde el suelo.


-Gra.
-Ok, renuncio. 

CONTINUARÁ...

3 comentarios:

  1. Asi que el proximo sera The incredible Bulk...

    Por cierto, en esta pelicula hay varios chistes sexuales -como cuando una flotilla de avispas surge de la entrepierna de la villana, en serio- que los animadores incluyeron como broma, pensando en que tales escenas serian finalmente borradas... pero, las dejaron tal por cual.

    ResponderEliminar